WordPress.org

Noticias

Ser líderes de comunidades: nuestro desafío

Ser líderes de comunidades: nuestro desafío


En el mundo de las comunidades, el crecimiento personal de organizadoras y organizadores juega un papel crucial, y casi nunca le damos la importancia que se merece. 

Muy a menudo hablamos de cómo de fácil es quemarse al ser organizador de una comunidad, y esto nos pasa porque nos preocupamos más de lo que los demás esperan de nosotras, que de lo que nosotras y nosotros queremos. 

Como todo en la vida, si no nos ponemos a nosotras y nuestras necesidades primero, será muy difícil crear y mantener comunidades sostenibles y exitosas a lo largo del tiempo. 

Este tema me apasiona tanto que lo compartí en una ponencia en la WordCamp San José 2023, que he usado también como fuente para escribir este artículo.

Cambiar el foco y abrirse a oportunidad de aprendizaje

Si cambiamos el foco y nos centramos en la liberación de nuestra creatividad, el logro de objetivos personales, la adquisición de nuevas habilidades y el empoderamiento mutuo, los líderes de comunidades no solo impulsaremos nuestro desarrollo personal y el de quien está al nuestro alrededor, sino que también contribuiremos al florecimiento de nuestras comunidades. Podremos establecer metas alcanzables y medibles y empoderar a cada persona que contribuya a los objetivos colectivos de la comunidad.

El empoderamiento, tanto personal como colectivo, es clave. Los líderes de comunidades no solo se empoderan a sí mismos al liderar, sino que también empoderan a los miembros al proporcionar oportunidades para destacar y contribuir.

Mantener el interés de la comunidad existente

Mantener el interés de la comunidad existente implica la incorporación de diversidad en personas y temas. Al abordar una amplia gama de intereses y perspectivas, se fomenta la participación continua.

Mantenerse al día con las tendencias asegura la relevancia de las actividades y mantiene fresco el atractivo de la comunidad. Preguntemos a nuestras comunidades qué quieren sin dar por sentado lo que les interesa, podrían sorprendernos las respuestas. Repitamos la pregunta cada cierto tiempo.

He escuchado muchas veces a organizadores decir “casi nadie quiere dar una mano a organizar” y cada vez les he preguntado cómo es su estrategia para incluir a los miembros de la comunidad en la planificación de las actividades.

Siempre me sorprende escuchar que, en muchos casos no hay ninguna estrategía, y que casi siempre solo hay una invitación abierta a colaborar.

A no ser que tengamos en frente a una persona extremadamente apasionada y muy proactiva, la invitación abierta nunca consigue los resultados esperados.

Por lo general, la mayoría de las personas pensamos que no tenemos mucho que aportar, y solo cuando se nos acercan contándonos por qué creen que podemos ayudar en algo específico es cuando empezamos a creer que tal vez sí podemos hacerlo. Es en este momento que nos animamos a contribuir, a tomar responsabilidades, y ganamos confianza en nosotros mismos.

Hay que hacer invitaciones personales, por canales privados, y ofrecer apoyo. Si alguien muestra interés y demuestra ser una persona en la que podemos confiar, no dudemos en delegar más para que pronto estas personas ya no nos necesiten: tener un plan de sucesión es clave por si un día ya no podemos o no queremos liderar nuestra comunidad. 

Tenemos que recordar: somos líderes exitosos si nuestras comunidades no nos necesitan. Si la supervivencia de una comunidad depende de los esfuerzos de una sola persona, tendremos que analizar por qué es así y cómo intervenir para que esto cambie.

Atraer a nuevos miembros

Atraer a nuevos miembros es vital y requiere una estrategia proactiva. Identificar a la audiencia deseada y comprender dónde encontrarla nos permite llegar de manera efectiva.

Invitar a ponentes de otras comunidades y ofrecer presentaciones en otras plataformas no solo expande la red, sino que también aporta nuevas ideas y perspectivas.

La colaboración intercomunitaria es una poderosa herramienta para el crecimiento. Invitar a organizadores de otras comunidades a coorganizar eventos fortalece las conexiones, amplía la audiencia, y aporta diversidad en personas e ideas, creando así un entorno donde todos prosperamos juntos.

Steps para conseguir nuestros objetivos

Parece que he compartido muchos conceptos en este post, pero los puntos fundamentales son pocos. Os quiero invitar a reflexionar sobre los siguientes pasos para asegurarnos que nuestras comunidades sigan siendo prósperas y que todas las personas involucradas encuentren nuevas motivaciones e inspiración.

  1. Entender lo que queremos como organizador
  2. Tener claro lo que nuestra comunidad quiere y necesita
  3. Definir objetivos alcanzables a corto y largo plazo
  4. Involucrar la comunidad existente y alcanzar a nuevas audiencias
  5. Ser constantes y respetar la planificación
  6. Probar actividades diferentes y establecer un plan de sucesión.

Me encantaría conocer vuestras experiencias y si algunas de estas estrategías ha funcionado, o si hay algunas que funcionen mejor.

Un abrazo grande a toda la comunidad de Zaragoza, gracias por darme la posibilidad de compartir este espacio con ustedes.

2 respuestas a «Ser líderes de comunidades: nuestro desafío»

  1. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Un saludo.

  2. Gracias a ti, Lena!

Deja una respuesta